fbpx

Un estudio reciente en niños poco mayores de un año encontró en ellos la capacidad de construir expectativas después de escuchar una secuencia numérica.

De acuerdo con Jenny Wang y Lisa Feigenson de la Universidad Johns Hopkins, los niños de dos años y medio pueden recitar listas cortas de números, pero es hasta los 4 años que se observa una comprensión del significado de los números.

En observaciones previas se habían observado conductas que sugieren cierta intuición, en los niños de 18 meses por ejemplo el pequeño puede sentirse engañado si el conteo que se hace frente a él no coincide con un orden de acciones, sin embargo, se sabe poco en cuanto a la asociación del conteo con un sentido numérico.

Wang y Feigenson desarrollaron 5 experimentos cada uno con 16 bebés de entre 13 y 20 meses de edad: observando sus rostros de confusión les mostraban una serie de objetos que luego ocultaban en una caja para posteriormente sacarlos a su vista completos o incompletos nuevamente.

en estudios anteriores se había demostrado que, si había tres objetos o menos, los bebés de 12 meses eran capaces de sospechar si el investigador les ocultaba un faltante, pero en caso de más de 3 objetos ya no se molestaban en verificar.

esto sugería que más que contar los bebés memorizaban los objetos como entes individuales, pero en este nuevo experimento antes de ocultar los objetos se numeraban enfrente de ellos o bien se metían rítmicamente con frases como “mira, este, y este otro…” a fin de establecer una diferencia entre el conteo y el ritmo al hablar.

los resultados mostraron una diferencia significativa cuando se introducen los objetos contando explícitamente, incrementando en gran manera la sospecha y confusión en niños de 14 meses cuando se descubrían los objetos incompletos

Aunque los resultados parecieran sencillos contar y abstraer el significado de dicha numeración es una tarea realmente complicada, por ejemplo, si bien una computadora puede hacer muchísimos cálculos de conteo por segundo, la abstracción de lo que significa dicho cálculo no es una tarea que pueda realizar con facilidad.

“La investigación como la nuestra muestra que los bebés realmente tienen una comprensión bastante sofisticada del mundo: ya están tratando de entender lo que dicen los adultos a su alrededor, y eso incluye este dominio de contar y numerar”, concluyó Feigenson.

Fuente ScienceAlert

César Feerman
Padre, esposo e Ingeniero químico, me apasionan las ciencias y toda fuente de información valiosa, me gusta escuchar y tratar de entender la forma de ver el mundo de los demás

Descarga tu guía con tan solo tu email

manejando berrinches

Sólo un paso más, Revisa Tu email, (incluso el SPAM) y confírmanos que la dirección es correcta.