fbpx

Tendencia y bondades

Ya sea por ecología o por economía las copas menstruales se están volviendo tendencia ¿y cómo no? si con una modesta inversión puedes ahorrar muchísimo dinero al año y a la vez ahorrarle al planeta una gran cantidad de desechos al suplir toallas sanitarias.

Sin embargo, estas virtudes de la copa menstrual también han resultado ser un problema a la hora de comercializarlas: en el ímpetu por promover su uso olvidamos factores importantes a considerar para cuidar tu salud.

Antes de continuar debes saber que con fines de divulgación mencionaremos algunas marcas y nombres comerciales, pero no estamos siendo patrocinados y es con fines de divulgación a fin de citar las fuentes.

¿Qué es en realidad una copa menstrual?

Copa Menstrual

Seguro ya sabes que es un sustituto a las toallas sanitarias femeninas, lo que probablemente no sabes es que la copa menstrual también es un dispositivo médico, para ser exactos un dispositivo médico de clase II.

¿Clase II? te lo explicamos: existen 3 clases de dispositivos, catalogados así por su nivel de riesgo, los de clase I son los de menor riesgo e incluyen cosas como las vendas, sillas de ruedas, entro otros.

Los dispositivos de clase II involucran un riesgo medio en su uso, ahí es donde encontramos la copa menstrual, y también otros dispositivos como los equipos de tomografía computarizada, rayos X y semejantes.

Finalmente, los de clase III tienen un riesgo crítico en la vida por ejemplo, los marcapasos o los estimuladores cerebrales profundos.

Pero ¿Qué riesgos podría suponer una copa menstrual?

Tal vez te llame la atención el por qué la copa menstrual es un dispositivo de clase II y no de clase I, recordemos que es un objeto que tendrá un contacto prolongado con el cuerpo, aquí hay algunos ejemplos de los riesgos a considerar:

Alergias: Estas pueden ocurrir por los materiales con los que esté hecha la copa, incluso si son de grado médico, aunque hay mayor riesgo en los productos de imitación, asimismo pueden generarse por un mal uso, por ejemplo exceder el tiempo recomendado antes de cambiarla.

Reacciones adversas serias: Como dijimos, aún productos con grado médico no están exentos de desencadenar problemas, un ejemplo claro de esto fue el caso de enfermedades autoinmunes asociadas a implantes mamarios de siliconas de la empresa Dow Corning en los años 90.

Infecciones: Aun cuando el material sea adecuado, si tuviera fisuras o se colocara de forma incorrecta puede permitir la proliferación de bacterias que detonen en problemas más serios, un estudio por ejemplo encontró que en caso de un uso incorrecto podría ocurrir un shock tóxico por la bacteria estafilococus aureus.

Reduciendo Riesgos

Aquí es donde entran las agencias regulatorias de los países, estas son instituciones que autorizan y vigilan la comercialización de medicamentos, alimentos y dispositivos médicos, la más conocida es la FDA en Estados Unidos, o bien la EMA de Europa, en Latinoamérica tenemos a COFEPRIS para México, INVIMA para Colombia entre otras.

Estas agencias exigen a las empresas entregar estudios clínicos y certificaciones para asegurar la eficacia, la seguridad y las buenas prácticas de manufactura de los productos que van a comercializar, así se minimizan riesgos, adicionalmente las agencias se encargan de auditar los lotes de producto, documentación de respaldo y lugares en donde se fabrican y distribuyen los productos.

Si bien todo lo anterior no anula los riesgos, si los disminuye, adicionalmente estos organismos llevan registro de los problemas reportados por los usuarios (como este) así se mejora la información de seguridad y se detectan patrones que pudieran haberse pasado por alto, si es necesario emiten alertas al respecto.

Cuando un medicamento o dispositivo pasa todos los requisitos adquiere un registro sanitario, mismo que debe exhibir en el empaque para que cualquiera pueda verlo, el problema es que en Latinoamérica muchas copas menstruales se venden sin dicho registro, de tal forma que no podemos estar seguros de la seguridad de sus materiales y calidad en su fabricación o incluso rastrear su fabricación para saber si son originales o no.

¿Qué puedes hacer?

1.-Antes de optar por una copa menstrual es importante consultar a tu médico, él te ayudará a determinar si es apta para ti, asimismo podrá brindarte orientación en su uso.

2.-Buscar una copa autorizada por la agencia regulatoria de tu país, esto usualmente lo publican en su página de internet (de la agencia) o bien puedes contactarlos vía telefónica, por ejemplo, en México solo existe una copa autorizada hasta el momento llamada “Diva Cup” esto lo consultamos vía correo electrónico a COFEPRIS al 11 de junio de 2019, otra opción es que busques el registro sanitario impreso en el empaque.

3.- Asegurate de conocer las instrucciones de uso de tu copa, ya que estas pueden variar en pequeños detalles entre una marca y otra, y síguelas al pié de la letra, especialmente aquellas que tienen que ver con el tiempo de cambio.

4.-Seguramente muy pronto habrá más opciones mientras tanto evita en lo posible el comercio informal: te recordamos que son un dispositivo médico que impacta directamente en tu salud.

No se trata de si el producto es extranjero o de una empresa grande, sino de ver por tu seguridad; con la debida información y cuidados definitivamente puedes explotar todos los beneficios de este fabuloso invento.

César Feerman
Padre, esposo e Ingeniero químico, me apasionan las ciencias y toda fuente de información valiosa, me gusta escuchar y tratar de entender la forma de ver el mundo de los demás

¡Sorpresa! Con sólo tu email tendrás gratis la guía "manejando Berrinches" además de descuentos exclusivos ;)

Tendrás acceso a descuentos exclusivos y recursos gratuitos, puedes cancelar cuando gustes.

Manejando berrinches

¡Bienvenido!, Verifica tu correo para descargar tu guía

Descarga tu guía con tan solo tu email

manejando berrinches

Sólo un paso más, Revisa Tu email, (incluso el SPAM) y confírmanos que la dirección es correcta.